viernes, 5 de abril de 2013

Bleeding


Uno, dos, tres y luego perdí la cuenta. La sangre corría hacia abajo mientras mi mente se transportaba a tiempos que dañaban mi alma, los recuerdos querían partirme en dos.
Mi mirada estaba desenfocada, las personas a mi alrededor no tenían ni la remota idea de lo que este monstruo interno estaba haciéndome; las noches son cada vez más inciertas, el hecho de que respire se está volviendo un logro del día a día y nadie es consciente. Ni ellos, ni yo.

1 comentario:

Explayate para bien c: