sábado, 1 de diciembre de 2012

Pain



No tengo nada que quieras de mí, no tengo nada de lo que quisiste, de lo que querrás y de lo querré yo. Muy pocas veces me sentí a gusto conmigo misma, no sé cómo sonará y si importa en lo absoluto. No tiene nada de ello. No soy muy confiada, no soy nada, y sí, esa nada lastima, hiere, apuñala, mata algunas veces. No sé a donde me llevarán mis palabras pero de lo que estoy segura es de que no estoy a salvo en este mundo ni en el otro.

3 comentarios:

  1. Impresionante...uff me ha enctado tu entrada me ha hecho senir mucho bssss

    ResponderEliminar
  2. Me encantó tu blog no sé como llegué pero que bueno que lo hice, me recordaste tantas cosas que había dejado olvidadas en alguna parte del camino.

    ResponderEliminar
  3. Si hoy no eres nada, estas en el mejor momento. Puedes convertirte en algo maravilloso, no tienes nada que perder, solo te queda arriesgar y lograr; no hay espacio para pensar en perder.

    Increible entrada, me hace recordar a una epoca de mi vida.

    ResponderEliminar

Explayate para bien c: